¡Perdí libras, perdí peso, perdí risas, salud y el amor propio!

Yo era una chica feliz con el amor de su familia, satisfecha de sus logros académicos, con ilusiones, buen humor y paz interior. Cuando comencé a crecer, como nos pasa a todos los seres humanos, mi cuerpo empezó a cambiar. Comenzó a tener más curvas femeninas y fue un “shock” para mí que siempre había …